Dueña de colegio da de baja a alumna por pedir que se rebajara costo de curso

Progreso de Obregón, Hgo. Martha Rodríguez Nopal, alumna del Instituto de Estudios Superiores de Progreso de Obregón Hidalgo (IESPOH), denunció que fue dada de baja de la especialidad en docencia de este Instituto,

por haberse atrevido a quejarse con los directivos del aumento en el costo del curso de inglés, que pasó de mil 700 pesos en el año pasado a 4 mil pesos en la actualidad.

En entrevista para este medio, Rodríguez Nopal informó que tanto ella como otros de sus compañeros manifestaron el lunes pasado su desacuerdo con esos costos, y pidieron que se rebajara o que incluso se dejara el costo del año pasado, en virtud de que la pandemia ha afectado su economía.

Relata la quejosa que una hora después de haber expuesto estos comentarios en su clase virtual, recibió una llamada de la dueña del colegio, Aída Edna Amezcua Gutiérrez, la cual, en tono agresivo, le reclamó por su inconformidad con el costo del curso, y le dijo que, si no estaba de acuerdo con ese costo, que buscara otra escuela para estudiar.

Para el martes, recibió otra llamada, ahora del coordinador de postgrado de la institución, Alejandro Moreno Lozano, citándola para el miércoles 13 de enero en las instalaciones de la escuela, “para revisar su expediente”. Ya en la escuela, Moreno Lozano le pidió esperar a la dueña para hablar con ella.

En diálogo con Amezcua Gutiérrez, Martha Rodríguez le reiteró su petición de que se rebajara el costo del curso, porque además de lo ya expuesto, le reclamó que, al inicio del curso, les dijeron que este era de 3 cuatrimestres, pero al concluir este período y habiendo pagado la certificación de la especialidad, les informaron que tenían que cursar un cuarto cuatrimestre para tener derecho a la certificación.

La respuesta de la dueña del colegio fue que ella puso estos costos porque ella tiene el poder para hacerlo porque además tiene el respaldo de su esposo, Carlos Muñiz Rodríguez, quien “es el secretario de desarrollo agropecuario del gobierno del Estado de Hidalgo, gana muy bien y me da todo lo que necesito”. Dicho lo cual, le informó que estaba dada de baja de la institución, le entregó sus documentos, y le pidió abandonar las instalaciones.

Martha Rodríguez se negó a salir de la escuela a pesar de las amenazas de la dueña del colegio de pedir el auxilio de la fuerza pública para sacarla, en la cual permaneció desde las doce del día hasta las 8 de la noche. En ese lapso de tiempo y con ayuda de sus familiares que se quedaron esperándola fuera del plantel, logró comunicarse a la comisión de derechos humanos del Estado de Hidalgo para exponerles su problemática.

Posterior a la denuncia en derechos humanos, Amezcua Rodríguez cambió su tono y pretendió disculparse con Rodríguez Nopal diciéndole que no era cierto que estaba dada de baja, lo que ésta última tomó como una humillación más, pues todo el tiempo que estuvo con ella la trató de una manera muy déspota, además de que ya no ha podido ingresar a la plataforma virtual, lo que significa en los hechos que sí está dada de baja. Se reservó su derecho de actuar ante las instancias correspondientes.