Que las elecciones sirvan para que el pueblo gane y el sistema caiga

Armando Azpeitia, 21 de abril del 2018

-¡Movilización, votación y vigilancia masiva para garantizar que AMLO llegue y cumpla!

Candidatos van y vienen; chapulines resurgen en todos los partidos solicitando la confianza del pueblo

y jurando arrepentimiento de sus fechorías pasadas y sus vínculos con el poder; aduladores de ocasión sobran; pedinches de dinero supuestamente a nombre de las comunidades reaparecen, pero en realidad las elecciones pasan, el hambre queda. Así­ que si el pueblo no se organiza desde abajo los políticos saltarines de un cargo a otro volverán a burlarse del pueblo y no pasará nada.

El centro del problema es el modelo neoliberal que desde Miguel de la Madrid está privatizando y poniendo a merced de los capitalistas extranjeros desde el subsuelo hasta los derechos sociales del país. Este modelo, tiene como peones a los partidos neoliberales del Pacto por México (PRI, PAN, PRD) y otros que creados desde el poder funcionan como sus satélites (PVEM, PANAL, PES), además, algunos candidatos independientes como Margarita Zavala y el Bronco. El entramado de leyes del sistema votado por estos partidos garantiza que los superricos siempre ganen, roben y saqueen las riquezas nacionales y al pueblo lo mantengan en la miseria con salarios miserables, en el subempleo y en la migración.

Así­ que desde abajo debemos organizarnos tanto para que llegue un nuevo gobierno como para que cumpla.

Necesitamos movilización masiva durante la jornada electoral para construir la fuerza del pueblo por un cambio no solo de gobierno, sino de régimen; movilización preventiva desde unos días antes de la elección para dejar claro que no toleraremos un fraude más y después de la elección para respaldar la construcción de un nuevo gobierno, vigilar y en su caso obligar a que cumplan sus compromisos de campaña y no se convierta en un fraude político más al pueblo, sobre todo deberemos pensar en  movilizarnos en torno al Congreso de la Unión para exigirles que desmonten las reformas estructurales, legislen con sentido nacionalista y patriótico y acaten la voluntad del pueblo.

Por cierto, se acerca el Primero de mayo, los trabajadores democráticos volveremos a salir a las calles en todo el país a gritar como lo dijera Carlos Marx: Proletarios de todos los países ¡Uní­os! y a exigir mayores empleos, más estables y mejor remunerados; alto a la carestía de la vida, mayores prestaciones sociales, que la deuda externa no la pague el pueblo, sino quienes la gastaron, Abajo el gobierno de los burgueses e imperialistas; cambio de gobierno y cambio de régimen; abajo las reformas estructurales, ni un gobierno neoliberal más.