Fideicomisos y outsourcing, robo y esclavización descarados

Por Daniel Cortés Escamilla

Los conservadores, léase la derecha en su conjunto: PRI, PAN, PRD, Partido Convergencia y algunos otros personajes que se dicen “neutrales”, están muy enojados por la desaparición de los fideicomisos que, como ya lo demostró el gobierno del presidente López Obrador,

eran verdaderas cuevas de ladrones y de desvío de recursos para beneficiar a empresas incluso transnacionales. Yo me pregunto ¿por qué le tenían que dar dinero del pueblo a empresas como Bimbo, Sabritas, Coca cola y muchas otras como VW, IBM o Kimberly Clark de Claudio X. González? Es una aberración beneficiar con dinero público a empresas que envenenan a los mexicanos y, peor aún, dizque para que hagan investigación… ¿para envenenar aún más a la gente? Vaya cinismo, vaya descaro.

Por ello, esos políticos de derecha de los partidos arriba mencionados, se encuentran a punto del delirio, puesto que se les cayó su negocio de robar al pueblo de manera descarada, ya que no sólo no pagaban impuestos, sino que todavía se atrevían a robar dinero del erario. De ahí sus fundaciones “altruistas” como Teletón, Fundación Telmex, la fundación de Josefina Vázquez Mota, dizque de ayuda a los inmigrantes en Estados Unidos, y muchas más.

Ahora, ante el anuncio del presidente AMLO, acerca de que están elaborando una iniciativa para terminar con el outsourcing, nuevamente salen a vociferar como desquiciados los personeros de la derecha conservadora, dicen que sería un grave error eliminar dicha figura. Lo cierto es que el outsourcing o tercerización, es una figura que establece un neo esclavismo, con el fin de borrar cualquier derecho laboral de los trabajadores.

Para nadie es un secreto el que existen empresas que contratan a trabajadores para que laboren en otras empresas, bajo un sistema infame de sobreexplotación y discriminación, pues no sólo reciben salarios miserables, sino también les impiden la menor posibilidad de organizarse en sindicatos, pues al primer intento son despedidos sin indemnización ni por derecho de antigüedad ni por algún otro derecho y cuando los trabajadores reclaman, las empresas que están obligadas a responder por ello, simplemente dicen: yo no te contraté o no trabajas para mí. Por eso es una figura neo esclavista que responde al paraíso empresarial, puesto que los empresarios no son hermanas de la caridad, entre más dinero tienen, más quieren y si por ellos fuera, obligarían a los trabajadores a laborar gratis o sólo por la comida, como ocurre en la práctica en algunos lugares.

La iniciativa que se prepara para suprimir el outsourcing, hizo que saliera el presidente de la COPARMEX a decir que si se elimina se perderán millones de empleos. Claro, según ellos el outsourcing es una gran estrategia para abatir el desempleo, pero en realidad se trata de una figura legal que los neoliberales, es decir, los mismos empresarios y sus sirvientes del PRI, del PAN, PRD, Partido Convergencia y algunos más, aprobaron con el fin de llevar la explotación de los trabajadores hasta sus últimas consecuencias: la esclavitud y la miseria permanente.  Por lo que todos los mexicanos debemos apoyar al presidente AMLO, en su iniciativa para eliminar éstas dos figuras: los fideicomisos y el outsourcing, y en general, en todas las medidas de la Cuarta Transformación que son para beneficio del pueblo y de la patria.