Elecciones en Hidalgo más que sólo lucha por municipios

Por Daniel Cortés Escamilla

Es por todos conocido que el estado de Hidalgo ha sido un coto de poder de los distintos cacicazgos del PRI y en general de las fuerzas conservadoras de derecha desde hace muchos años,

lo cual aporta un elemento de “honor” si es que se le puede llamar así al hecho de que el gobierno de Omar Fayad se proponga mantener el control político electoral de su partido en las elecciones del próximo 18 de octubre, por lo que, a toda costa, están maniobrando para mantener el mayor número de municipios bajo el dominio electoral del PRI, lo cual se ha visto con las acciones emprendidas por su gobierno para incrustar a gente  de su confianza dentro de las filas de Morena, para ser candidatos bajo las siglas del partido del presidente Andrés Manuel López Obrador.

Algo parecido han realizado otras corrientes cercanas al PAN y algunos otros grupos de poder como el que encabeza el ahora detenido Gerardo Sosa Castelán, quienes, aprovechando el pragmatismo de muchos de los dirigentes de Morena a todos los niveles, han posicionado a muchos de sus personeros como candidatos del partido Morena en el gobierno para contender en las elecciones municipales. La labor traidora y francamente entreguista de algunos de los dirigentes morenistas, les garantiza a las fuerzas de la derecha el mantener algunos de los municipios clave que les permita continuar maniobrando a favor de la corrupción que se ha enseñoreado en todo el territorio estatal.

Otro elemento que puede propiciar el que las fuerzas conservadoras del PRI, del PAN y de algunos otros partidos logren su objetivo, es la dispersión de muchos de los grupos al interior de Morena, quienes, al no lograr que ganaran sus precandidatos la candidatura de éste partido en sus respectivos municipios, optaron por apoyar  a algunos otros partidos “emergentes” cuya característica es venderse al mejor postor como los son Movimiento Ciudadano, PESH, PODEMOS, Nueva Alianza, PVEM, PRD o incluso el PT, lo cual pone en serio riesgo la posibilidad de cambio que propone la Cuarta Transformación impulsada por el presidente Andrés Manuel López Obrador.

Lo que se juega en realidad en las elecciones municipales en el estado de Hidalgo, no es sólo la correlación de fuerzas con los municipios ganados a través del voto, sino la implementación de la Cuarta Transformación en el estado y su continuidad en el país como objetivo más elevado, ya que las redes de corrupción y de intereses de grupo creadas en el Estado, amenazan con mantener y recuperar muchos de los espacios clave que les permitan seguir actuando con la impunidad con que se han conducido y los ha caracterizado desde hace muchos años. La lucha electoral no es sólo por los municipios, es por fortalecer el impulso a la 4T y al presidente López Obrador. Cada voto de los militantes de Morena que se desvíe hacia otros partidos, equivale a debilitar al presidente AMLO y a fortalecer a los partidos de la derecha. Eso es lo que está en juego en Hidalgo.