Bolívar y teleSUR en su cumpleaños

Por: Víctor Manuel Ramos/Telesur

 “Un pueblo ignorante es un instrumento ciego de su propia destrucción”. Simón Bolívar.

Hoy, 24 de julio, se celebra una doble efeméride para quienes luchamos por la libertad

y la autodeterminación de los pueblos y en contra de imperialismo en Nuestra América: el nacimiento del Libertador Simón Bolívar y el nacimiento de nuestra emblemática estación de Televisión teleSUR.

A teleSUR la creo el Comandante Hugo Chávez, en respuesta a la necesidad de llegar hasta los hogares de los pueblos con el mensaje esperanzador en la lucha por la libertad, por la independencia plena y por la dignidad. También es el Comandante Hugo Chávez quien revivió el mensaje y la lucha del Libertador Simón Bolívar, al llevar a la práctica la hazaña de dar libertad definitiva, como Fidel a Cuba, a Venezuela oprimida por largos años por la oligarquía vendepatria, que vivía a los pies de sus amos yankees a quienes les permitían el saqueo de las riquezas de la patria bolivariana a cambio de migajas y protección para asesinar y someter al pueblo sin temor alguno.

Se acabó esa larga noche en que Bolívar era usado como fetiche en las fiestas cívicas, pero se le negaba en la práctica, cuando los pitiyakees gobernaban a espaldas del pueblo y del sueño bolivariano de libertad, de independencia plena y de unidad latinoamericana.

Chávez volvió a enarbolar el pensamiento bolivariano, no el que se recitaba en las ceremonias hipócritas de los tiranos y seudo demócratas, sino la esencia de la doctrina bolivariana que está ligada al destino luminoso de Venezuela y de América Nuestra, de sus pueblos, todavía muchos oprimidos por los grupos de dominación que actúan como lame botas de los Trumps, como perros falderos en la alfombra del presidente de Los Estados Unidos de América.

Es así como la figura paternal de Bolívar se hermana con la de Martí, con la de Morelos, con la de Sucre, con la de Morazán. Y todos juntos se convierten en una bandera única, latinoamericana, que proclama la paz y que rechaza la dominación y la sumisión. Chávez nos trajo a la vida a un nuevo Bolívar, mejor dicho al auténtico Bolívar, al que camina con los pueblos, al que habla con palabra contundente en contra de los tiranos, al que va al frente de la lucha latinoamericana, espada levantada, para “desfacer entuertos”, para transformar, como el Quijote, a la venta y al tugurio en casas dignas; a las mujeres humildes –obreras y campesinas- en damas llenas de orgullo y de dignidad y a los venteros campesinos y obreros en hombres capaces de encaminarse por la senda del respeto irrestricto de los derechos del hombre, por tanto tiempo negados por  conquistadores, y falsarios que se apoderaron del legado de libertad para el beneficio personal y del amo imperialista.

Y, para que la voz de Bolívar, la voz libertadora, se difundiera en todos los hogares de la América Nuestra, para que esa palabra de amor y de llamado a la lucha por la libertad y la dignidad penetrara en todos los rincones de los pueblos que se debaten en la opresión, para que el verbo libertario de Bolívar fuera el impulsor de la esperanza de todos nuestros pueblos, Chávez creo a teleSUR y, con teleSUR, desbarató la voz de los enemigos del pueblo, la voz de quienes siempre mintieron y engañaron, la voz de los que saquearon las riquezas de todos para beneficio de sus familias oligárquicas, la voz del engaño y la sumisión.

En las ondas etéreas se chocaron ambos mensajes, pero lo que dijo teleSUR en estos 15 años de lucha por la verdad legítima y auténtica se enfrentó valerosamente con la mentira y se fue forjando una nueva conciencia latinoamericana, una conciencia que redescubrió en la obra bolivariana, martiana, sucreana, morazánica, el manual exacto de lo que hay que hacer para encontrar la felicidad a través de la independencia verdadera y la posibilidad de que los pueblos construyan el camino de su destino promisorio, todos tomados de la mano, siguiendo, con el pecho abierto y la mirada puesta en el futuro, a ese faro que llama a la recuperación de lo que nos han secuestrado, por tantos años, a teleSUR.

Bolívar y teleSUR, son ahora y lo serán por siempre, baluartes cimeros de la lucha insobornable para hacer de Nuestra América un territorio de libertad, de paz y prosperidad. Sin amos internos ni externos.

Feliz cumpleaños Comandante Bolívar. Feliz cumpleaños teleSUR, la voz bolivariana.