¿Eliminación de fines de semana largos? ¡Qué osadía de AMLO!

Por Daniel Cortés Escamilla

La propuesta del presidente Andrés Manuel López Obrador en torno a eliminar los fines de semana largos,

ha sido atacada y criticada por todos aquellos que han impulsado el beneficio de los grandes empresarios, banqueros y comerciantes que se beneficiaron durante todo el periodo neoliberal, pues los gobernantes impuestos por ellos.

 Miguel de La Madrid, Carlos Salinas de Gortari, Ernesto Zedillo, Vicente Fox, Felipe Calderón y Enrique Peña Nieto, gobernaron para crear un paraíso empresarial en el que todos ellos, sin excepción, no pagaban impuestos; les regalaron las empresas que eran del Estado mexicano hasta convertirlos en los hombres y mujeres más ricos del mundo, actuaban con total impunidad para evadir al fisco, se apoderaron de espacios públicos como las playas, con la complicidad y beneplácito de los gobernantes, dañaron el medio ambiente a su antojo con el fin de lograr el máximo de ganancias, tal como lo hicieron las empresas mineras de Germán Larrea.

Ahora, esos mismos personajes se dicen preocupados por la propuesta del presidente López Obrador para terminar con esa simulación que en la práctica estaba orientada para erradicar las fechas históricas más importantes de la memoria de los mexicanos. Tiene mucha razón el presidente cuando afirma que bajo ese esquema, los alumnos y estudiantes de todos los niveles educativos tienen más presentes los llamados “fines de semana largos” que las fechas históricas que los propician.

Durante todo el periodo neoliberal, se pretendió convertir todo en mercancía. Se vendió todo lo vendible, se trataba de obtener el máximo lucro a costa del erario público y de las acciones impulsadas para beneficiar a los ya de por sí enriquecidos gracias a la miseria de la gran mayoría de los mexicanos. Para ellos todo era negocio y…al comercio lo que le acomode. Así surgió el llamado buen fin, que en realidad es un buen fin para los empresarios y grandes comerciantes.

Dicen los empresarios hoteleros, restauranteros y demás personajes indignados por la propuesta del presidente, que con dicha medida se afectaría gravemente la economía, aunque no dicen que quienes se benefician con los fines de semana largos son solamente ellos y no sus trabajadores, los trabajadores escasamente ganan para sobrevivir en esa economía diseñada para beneficiar a los empresarios. Los trabajadores, -que son la inmensa mayoría de los mexicanos- no pueden darse el lujo de vacacionar con los raquíticos ingresos heredados de los gobiernos neoliberales.

Dicen algunos de los comunicólogos aduladores de los antiguos regímenes, que la verdadera intención de AMLO es retomar los puentes aquellos en los que se tomaban más días de los necesarios, sin embargo, el presidente afirma que de lo que se trata es de recuperar las fechas cívicas en las escuelas para impulsar el valor cívico e histórico.

En los días por venir seguiremos escuchando una gran cantidad de afirmaciones descabelladas por parte de los detractores del gobierno de la 4T, en la que se inventarán y se pondrán palabras no pronunciadas por parte del presidente. Lo cierto es que lo que pretende el gobierno encabezado por AMLO es rescatar todos aquellos valores cívicos, históricos y humanos que fueron prácticamente enterrados por los distintos gobierno neoliberales, en un intento por despojar a los mexicanos del sentido de pertenencia y de los valores patrios como el nacionalismo para poder hacer lo que quisieran de la patria y sus recursos, sin que nadie se opusiera.

Lo que no entienden es que ahora no depende de lo que los medios de información privados y algunos públicos quieran informar de manera tendenciosa, sino que las redes sociales difunden todo aquello que los propagandistas de los neoliberales no informan, como fue el caso de la marcha en contra de Lorenzo Córdoba Consejero Presidente del INE de la cual los medios privados no dieron cuenta.

En fin, estamos viviendo tiempos nuevos en los que tendremos que habituarnos a los ataques infundados y en ocasiones grotescos por parte de los grupos empresariales y sus apoyadores.