¡Alto a la nueva agresión imperialista!

Por Daniel Cortés Escamilla. Una nueva agresión imperialista por parte del gobierno de Donald Trump, amenaza con desatar una escalada de violencia en Medio Oriente. Como acostumbran los fascistas, primero cometen un asesinato y después intentan, en este caso sin éxito, justificar sus acciones.

De acuerdo con la información dada a conocer por el mismo primer ministro de Irak, Adil Abdul-Mahdi , el crimen que cometió Trump fue contra el general iraní, Quasem Soleimani, previamente invitado por el gobernante de Irak a petición del mismo presidente norteamericano, por lo que le reprochó al gobernante de los EUA que primero le haya pedido que invitara al general Quasem Soleimani, y después lo asesinara en territorio iraquí, lo cual retrata de cuerpo entero no sólo a Donald Trump, sino a todos los gobernantes terroristas faltos de todo honor, pudor y ética.

Lo anterior refleja la doblez e inmoralidad con la que se conducen los gobernantes norteamericanos, y el desprecio con que tratan a los pueblos, pues no les preocupa en lo más mínimo el costo de vidas humanas que se pierdan en las distintas conflagraciones que ocasionan. Dicha actitud los exhibe como los principales terroristas del mundo y los evidencia como vulgares ambiciosos que, ante el afán de lograr sus propósitos, no les importa cometer genocidio, propiciar destrucción y generar grandes y graves problemas a los pueblos que agreden.

Por otra parte, es deleznable el papel juegan los medios de información comerciales, así como los periodistas y comunicadores que trabajan para ellos, quienes tratan de justificar a toda costa las atrocidades que, como en este caso, cometen los gobernantes norteamericanos, y en ese afán se convierten en cómplices de la irracionalidad e insensatez de los verdaderos terroristas del mundo, pues Estados Unidos posee cerca de 40 bases militares en Medio Oriente que amenazan a todos los países de la región y, sin embargo, repiten el discurso gringo de que Irán y no ellos “amenazan la paz mundial”, lo cual no solamente es falso, sino cínico.

El gobierno de Irán ha respondido al asesinato de Soleimani atacando tres bases militares norteamericanas en Irak; el parlamento iraquí ha aprobado exigir la salida de las tropas norteamericanas de su territorio, y la gran mayoría de los pueblos del mundo condenan las acciones del gobierno norteamericano y algunos de sus gobiernos, como el mexicano, insisten en la negociación pacífica como vía de solución a los conflictos, lo cual refleja que el mundo quiere la paz y no la guerra; ante esta realidad, la actitud del imperialismo ante la justa respuesta del gobierno iraní, y el nuevo callejón sin salida en el que se mete reiteradamente el presidente norteamericano —que no se distingue precisamente por su inteligencia— después de presumir que cuenta con el más poderoso ejército del mundo, ha optado por “sancionar económicamente a Irak”.

Lo que debemos decir y hacer las personas medianamente racionales, es exigir un alto a la intervención norteamericana en Medio Oriente, y que también se detengan la injerencia y las amenazas del uso de la fuerza militar por parte de los gobernantes norteamericanos, hacia los pueblos y gobiernos de América Latina y el Caribe.