La sabiduría asiática

Max Lesnik

Si la política internacional se juega en un complicado tablero de ajedrez como dicen algunos sabichosos, en estos momentos la sabiduría asiática está demostrando que con su tradicional paciencia, entre chinos y coreanos le están ganando la partida al intempestivo Presidente norteamericano Donald Trump.

La sorpresiva visita del líder de Corea del Norte a China para entrevistarse con el Presidente Xi Jinping haciendo un frente común de ambas naciones asiáticas ante Washington y sus aliados occidentales, hace suponer que al final de la partida el líder coreano Kim-Jong-Un logrará emerger vencedor en su confrontación hostil con Estados Unidos, puesto que si se firma una paz definitiva en la península coreana entre Washington, Pyongyang y Seúl, esa paz será sobre la base de que Estados Unidos no tome más medidas punitivas contra Corea del Norte, que es en definitiva lo que perseguía Kim-Jong-Un con todas sus amenazas de lanzar cohetes atómicos contra el distante Estados Unidos o sus más cercanos vecinos de Corea del Sur y Japón.

No hay que llamarse a engaño puesto que si se produce un acuerdo de paz en la península coreana por más que el presidente norteamericano Donald Trump proclame que ha sido él con sus amenazas de ataques preventivos contra Corea del Norte quien ha obligado a Kim-Jong-Un a tomar el camino de la conciliación y no el de la guerra, lo cierto es que la paciencia y la sabiduría asiática ha sido la que ha ganado la partida.

Si el conflicto coreano se resuelve por la intervención de China Comunista como árbitro de la paz entre Washington y Pyongyang, queda claro que ha sido China la que se gana la gloria ante el mundo por la pacificación alcanzada, a la par que será el líder coreano Kim-Jong-Un y no Trump el que se sale con la suya por más que el presidente norteamericano diga que la victoria es suya. Lo demás es retórica inútil o simple bla-bla-bla.