Los neoliberales en México se envalentonan

Por Daniel Cortés Escamilla

A propósito de algunas decisiones que no han salido del todo bien, como es el caso del operativo de Culiacán, Sinaloa, en el que tuvieron que dejar en libertad a Ovidio Guzmán, hijo del Chapo Guzmán, para evitar un derramamiento de sangre innecesario, la derecha ha encontrado alguna veta para golpear con mayor fuerza al gobierno de la Cuarta Transformación que encabeza el presidente, Andrés Manuel López Obrador, quien ha tenido que asumir los costos políticos de tal acción.

Por desgracia, no son solo las vociferaciones de Vicente Fox, Felipe Calderón y sus correligionarios del PRI, PAN y PRD, pues ahora se suman algunas voces dentro de las Fuerzas Armadas en la persona del general, Carlos Gaytán Ochoa, quien sostiene que en el ejército no están dispuestos a  “la adopción de decisiones estratégicas que no convencen a todos —asegura el militar—; nos preocupa el México de hoy —continúa diciendo—, nos sentimos agraviados como mexicanos y ofendidos como soldados, fuimos formados con valores que chocan con la forma en que se conduce al país”. Tales aseveraciones fueron emitidas en un desayuno de las fuerzas armadas el pasado 22 de octubre.

Lo anterior, además de lamentable, pues el ejército mexicano se nutre con nuestro pueblo, ese mismo pueblo que fue hostigado y reprimido hasta el cansancio en el periodo neoliberal, resulta de suma gravedad ante la visión equivocada y falaz que el general dice percibir de polarización en los mexicanos, lo cual solamente demuestra la verdadera intención de los fascistas en nuestro país.

Yo preguntaría al mencionado general, ¿a qué polarización se refiere?, ¿a las campañas de odio y discriminación emprendidas por las fuerzas de la derecha que propician la división de los mexicanos?, ¿le parece polarización el que un pequeño grupo de los personeros de la derecha encabecen las protestas, aprovechando a los medios de comunicación privados que les son adictos? Porque, a pesar del fallido intento por detener al mafioso, la población en su conjunto aprueba que se haya tomado la decisión de liberar a ese personaje, para evitar los daños a la población y más de 60% mantiene su respaldo hacia el Presidente de México.

La insistencia de los neoliberales en golpetear al gobierno de López Obrador, tiene como objetivo el generar rechazo hacia las políticas de beneficio social implementadas por el actual gobierno mexicano, y minar el respaldo popular hasta lograr un rechazo mayor que les permita actuar con impunidad para dar un posible golpe de Estado como ha ocurrido en Bolivia; todos, invariablemente todos, con el respaldo, o promovidos y auspiciados por el gobierno norteamericano, que ve en ello la posibilidad de recuperar el dominio y control de sus riquezas, que tuvo anteriormente, imponiendo gobiernos títeres en los países Latinoamericanos.

La realidad es que no existe tal polarización a división de la población mexicana en torno a su presidente, lo que existe es una intensa campaña mediática implementada por los neoliberales y la derecha en su conjunto, que se han propuesto derrocar al gobierno del presidente López Obrador y eso les ha hecho que se envalentonen y consideren que pueden lograr su objetivo, sólo con intensificar su campaña de odio en contra de quien les ha quitado la posibilidad de seguir robando a manos llenas. Esa es la realidad de los conservadores en nuestro país: Son muy pocos y la inmensa mayoría de los mexicanos está con el presidente de la Cuarta Transformación.