Morena, congresos distritales en disputa

Armando Azpeitia Díaz. Este domingo 27 de octubre veremos si los militantes de Morena somos capaces de recuperar al partido como un instrumento para el pueblo, o lo entregamos al oportunismo de dentro y de fuera.

Sostengo que, ante las ambiciones desatadas, los amarres previos, las confabulaciones que se traman y dirigen desde gobierno del estado, los partidos del sistema y, en suma, desde la vieja clase política que presiona para entrar a Morena, o incluso manipularla desde fuera, y de aquellos quienes maniobran para ir por la tercera ocasión para repetir. Ante ello, solo la base morenista puede poner orden.

Soltar las amarras y los compromisos debe ser la consigna para cada militante de los 16 municipios del distrito.

No somos borregos de nadie, el congreso debe ser soberano, limpio, transparente, deliberativo y democrático; el Congreso no puede ser solo un acto huesero, ni servir para fortalecer tribus de poder; debe ser deliberativo, analítico y de evaluación acerca de qué es lo que ha pasado, qué resultados se entregan y quiénes son los culpables de ello.

De esta reunión distrital debe salir un programa de lucha de los pueblos del Valle del Mezquital por nuestras demandas sociales y una dirigencia (10 consejeros, 5 hombres y 5 mujeres) clara y congruente, capaz de encabezar esas luchas y de ser leal a nuestras comunidades.

Cada propuesta debe ser analizada, evaluada en su actuar y en su congruencia, no puede ser el simple -"Yo quiero", sobre todo si se trata de compañeros que ya han tenido una responsabilidad y quieren o son propuestos para repetir; deben rendir cuentas de su trabajo antes de ser electos de nuevo. "Esa es justamente la democracia"

El peligro es mucho, si Morena no logra salir unido y con las mejores propuestas este 27 de octubre en nuestro distrito.

Debemos de romper los intereses de los grupos que pretenden formar las nuevas burocracias en el partido; tenemos que mostrar nuestro rechazo a los grupos facciosos tanto del estado como a los nacionales que ven a la elección de las dirigencias de Morena como su escalón para las futuras elecciones.

Cada asistente, tendrá la enorme responsabilidad de orientar su voto hacia los mejores hombres y mujeres del distrito en función de su trabajo, congruencia y honestidad.

La unidad y organización combativa del distrito 02, deben estar por encima de cualquier interés personal o de grupo.

Fuera los agentes encubiertos del gobierno del estado; los colocadores y ofrecedores de candidaturas en la elección pasada y las viejas burocracias priistas y perredistas que se quieren enquistar en Morena.

O construimos un partido de lucha, limpio y claro frente al pueblo, independiente de los grupos tradicionales de poder, o estaremos engendrando al nuevo monstruo opresor del pueblo.