La Cuarta Transformación sigue avanzando

Por Daniel Cortés Escamilla. A pesar de las diatribas, calumnias y campañas sucias orquestadas por los neoliberales en nuestro país, quienes, un día sí y el otro también, se dedican a denostar las acciones implementadas por el presidente, Andrés Manuel López Obrador, porque ven afectados sus intereses,

y ya no pueden seguir llenando sus bolsillos de dinero mal habido gracias a la corrupción creada por ellos mismos, la Cuarta Transformación sigue su marcha y las modificaciones a la Constitución y a las leyes secundarias continúan avanzando.

Después de la reciente aprobación de las leyes secundarias en materia educativa, la cual generó opiniones en contra por parte de los representantes del PRI, PAN, PRD y MC; ahora tocó el turno a las disposiciones reglamentarias para los alimentos chatarra —que durante muchos años han generado problemas de salud crónico-degenerativos, como la diabetes, la hipertensión y el cáncer— que contaron con el apoyo unánime de todos los grupos parlamentarios, y solo hubo tres abstenciones.

Para nadie es desconocido que los alimentos enlatados o envasados en bolsas de plástico con conservadores contienen elementos que generan células cancerígenas; pero, además, el alto consumo de refrescos y de alimentos chatarra, han contribuido en gran medida a que nuestro país tenga un severo problema de salud pública con las enfermedades antes mencionadas, a tal grado que los hospitales están llenos con pacientes y derechohabientes del IMSS e ISSSTE, que requieren no sólo atención, sino también medicamento para sus tratamientos.

Por ello, no sólo es plausible lo que el Presidente actual está realizando, sino que merece el reconocimiento de todos los mexicanos, como se lo están demostrando en cada una de sus giras, en las que la gente se desborda para ver a su Presidente, y plantearle sus problemas de viva voz, lo cual causa el encono de los miembros de la derecha en México, que lo acusan de estar en campaña permanente, cuando en realidad está realizando un trabajo cercano al pueblo que lo eligió, con un gobierno —como el mismo lo dice— con el pueblo, por el pueblo y para el pueblo.

No solo son los apoyos a los adultos mayores, las becas a los jóvenes estudiantes, la generación de empleos temporales como el programa “sembrando vida”, que se encarga de reforestar las partes que han sufrido el flagelo de la deforestación, ya sea clandestina o permitida por las diferentes instancias de los gobiernos anteriores, que depredaron gran parte de las selvas y bosques de nuestro país, o la atención y rehabilitación de clínicas y hospitales que se encontraban prácticamente abandonados.

A lo anterior, también se suma la atención a los trabajadores del sector salud, que muchos de ellos se encontraban bajo el régimen de contratos y que ahora cuentan con la promesa del Presidente de ser basificados. Otro aspecto es el de la revisión de los créditos del Infonavit, que se han excedido en el cobro de intereses a los trabajadores y que ahora les van a ser entregadas sus viviendas con que hayan pagado el 90% de sus créditos.

Sin duda son muchas las acciones y los beneficios que está implementando el gobierno de la Cuarta Transformación. También son muchos los retos que tiene enfrente, pues las asignaturas pendientes son la delincuencia y la inseguridad derivada de la misma, pero es importante que los mexicanos entendamos que  hay la necesidad de cambiar de actitud, no se puede tener un gobierno honesto u honrado, con un pueblo metido en la delincuencia, por lo que ese pendiente tiene que ver con el cambio de actitud de los mexicanos involucrados, hombres y mujeres, y en esa medida también se estará apoyando la Cuarta transformación de nuestra patria.