Bolivia regresa a la senda de la democracia

La Paz, 8 nov (Prensa Latina) Bolivia retomó hoy la senda de la democracia tras la asunción de Luis Arce y David Choquehunca a la presidencia y vicepresidencia luego de ganar de manera rotunda las elecciones del 18 de octubre pasado.

En la toma de posesión en la sede la Asamblea Legislativa, los representantes del Movimiento al Socialismo (MAS) abogaron por la unidad y reconstruir el país dañado por el gobierno de facto instalado después del golpe de Estado del 10 de noviembre de 2019.

En su discurso, el flamante presidente de Bolivia dedicó sus primeras palabras a las víctimas de los actos violentos desatados por las autoridades golpistas encabezadas por Jeanine Áñez, en particular las masacres de Senkata, Sacaba y El Pedregal, así como la persecución política y el racismo.

Aseguró que en este nuevo período del gobierno del MAS, trabajarán entre todos para recuperar los niveles de crecimiento que el gobierno de facto hizo añicos.

'Por eso daremos continuidad a la construcción de una economía plural y diversa que recupere, fortalezca y promueva todo el potencial que tenemos, iniciativas y capacidades de Bolivia desde lo comunitario de los pueblos originarios y campesinos, lo estatal, privado, cooperativo y de la amplia diversidad y cultural', añadió Arce.

En materia de política exterior, señaló que su administración asumirá con fuerza los principios de la autodeterminación de los pueblos, la no intervención, el no alineamiento y la plena igualdad jurídica y política de todos los Estados sin ninguna forma de subordinación.

Apostará, dijo, por una integración emancipadora y no subordinada que considere todos los ámbitos de la vida, desde la salud, la educación hasta la económica comercial.

Aseguró que reivindicará la integración Sur-Sur en un mundo globalizado en que no se imponga designios desde el Norte y propugnará la unidad política de la diversidad de América Latina y el Caribe para lo cual la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac) es la mejor vía para conquistar tan noble e histórica causa.

Resaltó la resolución de 2014 de la Celac que declaró a América Latina y el Caribe como una zona de paz.

Choquehuanca, por su parte, abogó en su discurso por preservar los valores de la pluriculturalidad de Bolivia y sanar las heridas ocasionadas por el golpismo.

Instó al diálogo y la comunicación como principio del Vivir Bien cultivado por los pueblos originarios de este Estado Plurinacional.

'Unirnos y reconocernos en el todo es el camino del ayer, hoy, mañana y siempre', enfatizó Choquehunca al llamar a la unidad de los bolivianos luego del difícil año caracterizado por la persecución política, la estigmatización y el racismo hacia los pueblos indígenas como consecuencia del golpe de Estado.

Tras la investidura en la sede de la Asamblea Legislativa Plurinacional, Arce y su vicepresidente, Choquehuanca, fueron a la Casa Grande del Pueblo en el centro histórico de esta ciudad y sede del Órgano Ejecutivo, donde el nuevo mandatario agradeció a los visitantes por asistir a la ceremonia.

Más temprano, el Consejo Nacional de Amautas y Guías Espirituales inició los actos protocolares de posesión con una ceremonia ancestral en las inmediaciones de la Plaza Murillo.

Las autoridades indígenas pidieron a la Pachamama y al Tata Inti unidad, reconciliación entre los bolivianos y sabiduría a los nuevos gobernantes para sacar adelante al país y recuperarlo de la crisis que se encuentra sumido en la actualidad

'Jamás será pisado el poncho, somos dueños legítimos de la Patria, los inquilinos nos quisieron engañar, pero no somos vengativos, los perdonamos, pero debemos reconciliarnos y espero que reflexionen', manifestó el Abuelo Lucas, presidente vitalicio del Consejo de Amautas Ancestrales de Tiwanaku.

Durante esta jornada, calificada de histórica, miles festejaron la asunción del nuevo gobierno, con el cual el MAS y el pueblo comienzan a cerrar una de las crisis política más graves de las últimas décadas en esta nación.