Respaldo a Venezuela en Mnoal ratifica solidaridad internacional

Caracas, 26 oct (Prensa Latina) El respaldo de 120 naciones en la XVIII Cumbre del Movimiento de Países No Alineados (Mnoal) ratifica hoy los esfuerzos de Venezuela durante la presidencia del organismo, en pos de fomentar la solidaridad internacional.

Al concluir la víspera, la primera jornada de deliberaciones del evento, que se celebra en Bakú, capital de Azerbaiyán, el presidente de la nación bolivariana, Nicolás Maduro, expresaba su orgullo por defender la verdad del pueblo; 'no estamos solos, tenemos al mundo de nuestro lado', manifestó.
Tras entregar la presidencia pro témpore del Mnoal a su homólogo de Azerbaiyán, Ilham Aliyev, para los próximos tres años, Maduro reafirmó el compromiso de su Gobierno con la Agenda 2030 de Naciones Unidas, con el propósito de avanzar hacia el desarrollo pleno del país.
Destacó a su vez, las metas alcanzadas por la nación sudamericana durante el ejercicio de su mandato, que inició en 2016 en la XVII Cumbre del Mnoal, celebrada en Isla de Margarita, estado venezolano de Nueva Esparta.
Entre ellas, figura afianzar la cohesión de los países miembros y avanzar en el proceso de revitalización del movimiento, a fin de reafirmar su plena vigencia en la actual coyuntura internacional.
Venezuela participó en más de 200 reuniones de trabajo multilaterales, en las cuales se trataron temas de interés colectivo como el desarme nuclear, las medidas coercitivas y unilaterales, los derechos humanos, el desarrollo sostenible y la cultura de paz, detalló el jefe de Estado. Precisamente por su respeto al multilateralismo, el país fue reelecto al Consejo de Derechos Humanos de la Organización de Naciones Unidas (ONU), para lo cual contó con el apoyo de 105 naciones.
De acuerdo con el viceministro para América del Norte del Ministerio de Relaciones Exteriores, Carlos Ron, el ingreso de Venezuela al consejo, órgano creado en 2006 y para el cual son electos más de 40 Estados de la ONU, se erige como una lección moral para Michelle Bachelet, tras la presentación de su informe en julio pasado sobre los derechos humanos en el país.
'La nación bolivariana vive una matriz de mentiras, si bien ella es la alta comisionada de los Derechos Humanos, lo que vale en esta oportunidad es la votación de los países miembros', reafirmó esta semana el viceministro.
Por otra parte, Ron rechazó las acusaciones sobre el envío de personal para desestabilizar a países de la región como Ecuador y Chile y reiteró que se trata de una campaña sistemática y mediática contra la nación bolivariana, la cual ayuda a desviar los focos de atención de los verdaderos problemas de estos países.
En tal sentido, el primer vicepresidente del Partido Socialista Unido de Venezuela, Diosdado Cabello, responsabilizó al Fondo Monetario Internacional y al Gobierno de Estados Unidos por las protestas desatadas en naciones de América Latina y aseguró que las mismas forman parte del huracán bolivariano que recorre el continente.
Estas manifestaciones son la expresión de la rebelión de los pueblos, los cuales despiertan contra los atropellos del capitalismo y sus lacayos, señaló Cabello.
Ante las protestas en Chile, el también presidente de la Asamblea Nacional Constituyente de Venezuela condenó la postura de la alta comisionada de Derechos Humanos de Naciones Unidas y expresidenta de ese país, Bachelet, quien tardó en pronunciarse respecto a la represión registrada contra las medida neoliberales.
La actitud de Bachelet fue repudiada también por el partido Unidad Popular Venezolana, cuyos representantes acudirán a Naciones Unidas para consignar un documento en su contra.
El presidente de la tolda política, Henry Hernández, aseguró que la decisión tiene como propósito condenar lo que calificaron como complicidad de la alta comisionada, ante la represión en contra del pueblo chileno y también de los ecuatorianos, quienes vivieron una situación similar a inicios de este mes, al rechazar el denominado paquetazo de reformas económicas.
Durante esta semana, los venezolanos ratificaron además su respaldo al pueblo de Bolivia y manifestaron su repudio a la intromisión de la administración norteamericana, la cual planifica desconocer al mandatario Evo Morales y proclamar al candidato opositor Carlos Mesa, derrotado en primera vuelta con más de 10 por ciento de los votos.
Al respecto, Cabello aseveró que el jefe indio ganó las elecciones presidenciales del pasado domingo como debe ganarse, y denunció la puesta en marcha de un golpe de Estado preparado por Estado Unidos.
Ante este escenario, miles de venezolanos marcharon en solidaridad y apoyo a los pueblos de la región para rechazar la injerencia extranjera en los asuntos internos de los países.