Gobierno de Hidalgo desaloja violentamente a diputados electos

Pachuca, Hgo. Los diputados electos de Morena tomaron este martes 31 de julio la sede del Congreso Local, para impedir la entrada a los legisladores actuales,

y con ello impedir que se concreten las arbitrariedades que planean en contra de la próxima legislatura, que tendrá una absoluta mayoría de diputados de Morena, electos el pasado 1 de julio.
Desde temprana hora se congregaron los diputados electos acompañados de decenas de simpatizantes de ese partido político, en las entradas del recinto legislativo, ante el anuncio de que los diputados actuales modificarían la ley orgánica del Congreso para asentar que la presidencia del mismo sería rotativa entre los diversos grupos legislativos.
El vocero del comité estatal de Morena consideró que esa es una medida que pretende restarle fuerza a la fracción los diputados de Morena, electos mayoritariamente por los hidalguenses, y que tendrán la mayoría absoluta en la próxima legislatura; “es una medida arbitraria, pues nunca antes la propusieron cuando los grupos parlamentarios eran más igualitarios por el número de sus integrantes”.
Ahora pretenden que la directiva sea de solo un año para cada grupo parlamentario, cuando hoy que todavía tiene el PRI la mayoría, nunca ha sido rotativa. “No tiene sentido que una fracción de solo 4 diputados tenga la presidencia del Congreso, -consideró-, y agregó: “la intención es solo tratar de debilitar la fuerza de Morena en la próxima legislatura, no han entendido aún el significado de la voluntad de los ciudadanos reflejada en los resultados electorales que en Hidalgo votaron por un cambio completo de régimen político”.
En esa intención se encuentran también los recientes nombramientos del procurador de justicia y la reducción de 5 a 3 de los magistrados del tribunal electoral, que no pretenden lograr disminuir los gastos del presupuesto, porque si eso fuera propondrían reducir personal en áreas que realmente lo ameritan.
Los diputados electos manifestaron que tomaron esa decisión para impedir que el gobierno del Estado siga interviniendo en la vida política del Congreso y así burlar la decisión de los ciudadanos que votaron mayoritariamente por un cambio en la manera de hacer política. Sin embargom fueron desalojados violentamente por las fuerzas policiacas del gobierno del Estado, agrediendo a diputadas y diputados sin ningúna consideración.