LXIII Legislatura aprueba modificaciones en materia de Violencia Política de Género, Movilidad y Transporte

Asimismo, se avalan reformas para endurecer sanciones a quienes sean responsables de accidentes vehiculares que estén bajo los influjos de bebidas alcohólicas.

También establecen tiempo límite y forma en el pago de salarios caídos considerados en los laudos laborales.

Durante la sesión ordinaria número 149 de la LXIII Legislatura del Congreso del Estado de Hidalgo, las y los diputados locales, por unanimidad, aprobaron reformas, adiciones y derogaciones a tres ordenamientos estatales con la finalidad de fortalecer el marco legal para atender, erradicar y prevenir la violencia política de género.

Dicha iniciativa para modificar la Ley de Acceso de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia para el Estado de Hidalgo y del Código Electoral del Estado de Hidalgo; así como derogar disposiciones del Código Penal para el Estado de Hidalgo, fue impulsada por las representantes María Luisa Pérez Perusquía, Ana Bertha Díaz Gutiérrez, Mariana Bautista de Jesús, Margarita Ramos Villeda, Norma Alicia Andrade Fayad, Ana Leticia Cuatepotzo Pérez, Sonia Cristina López Valderrama, Denisse Martínez Guzmán, Regina Meneses Zarco, Erika Saab Lara, Araceli Velázquez Ramírez y Marcela Vieyra Alamilla.

“Es importante reforzar facultades que salvaguarden los derechos político-electorales de las mujeres tanto en este ordenamiento como en el Código Electoral del Estado de Hidalgo, es por eso que consideramos necesario reformar la Ley para garantizar los derechos de las mujeres, a tener una mayor participación en las decisiones de la vida política de nuestro estado”, sostuvo el diputado Jorge Miguel García Vázquez.

En su exposición de fundamentos relativos al dictamen, García Vázquez expuso que, al Instituto Hidalguense de las Mujeres, se le adiciona la facultad de coadyuvar con las instancias competentes en la formación de liderazgos políticos de las mujeres; esta reforma logrará que más mujeres compitan en los comicios, sean electas y gobiernen, sin que las acose ninguna violencia en su actuar.

Además, dijo, se establece que los partidos políticos y candidatos deben de abstenerse de proferir ofensas, difamación, calumnia o cualquier expresión que denigre a otros aspirantes o precandidatos, partidos políticos, personas, instituciones públicas o privadas; o que constituya violencia política en razón de género.