Tenemos un gobernador mentiroso: dirigente de MORENA

Pachuca, Hgo. A pesar de que dice coincidir con los principios de Morena de no mentir, no robar y no traicionar, el gobernador Omar Fayad se contradice en los hechos,

pues les está mintiendo a los hidalguenses cuando intenta blindarse del juicio popular, utilizando al actual congreso local, para designar actores de suma importancia para la vida política del Estado, que debieran ser tratados por la siguiente legislatura.

Tal es el caso de la designación del procurador estatal, el fiscal especializado en delitos electorales, dos magistrados del tribunal de justicia administrativa, y el ombudsman estatal, además de la reducción de magistrados del tribunal electoral, de 5 a 3 miembros.

Informó lo anterior Abraham Mendoza Zenteno, dirigente estatal de Morena, en conferencia de prensa realizada en plena Plaza Juárez, teniendo como fondo la estatua del Benemérito de Las Américas, Benito Juárez, donde aseguró que el gobierno del Estado no supera aún la crisis que les causó el triunfo de Morena en las pasadas elecciones, y no terminan de entender que su estrepitosa derrota no es solo reflejo del hartazgo popular, sino sobre todo de una auténtica vocación de transformación en la manera de hacer política.

Aclaró el dirigente partidista que si bien las medidas tomadas por el congreso no son ilegales, sí son poco legítimas, pues su actuación no es por una vocación realmente democrática, sino un intento de sostenerse en el barco que se hunde, y tratar de dejar incondicionales en la sistema político para que no haya auditorías ni en los municipios ni en el gobierno del Estado.

Acompañado por la mayoría de diputados electos de Morena, Mendoza Zenteno dijo que además les han llegado rumores de que la actual legislatura pretende reformar la ley orgánica del Congreso del Estado, con el objetivo de debilitar la mayoría absoluta de Morena, perpetuar a incondicionales suyos en el ejercicio del servicio público, y hacer rotativa la presidencia de la junta de gobierno.

Exhortó al diputado coordinador del grupo legislativo de Nueva Alianza, Emilio Eliseo Molina Hernández, a reconsiderar su postura sobre el albazo relacionado con el Tribunal Estatal Electoral, a no prestarse a ser el brazo armado del gobierno del Estado ni del grupo legislativo del PRI, y retirar la propuesta de reducción de los magistrados.

Hizo también un llamado al gobernador Omar Fayad para que deje de ver al Congreso del Estado “como una oficina anexa al cuarto piso del palacio de gobierno”, y que asuma de manera irrestricta la autonomía del poder legislativo. Que entienda además que la legitimidad obtenida por Morena en las urnas es inobjetable, y que la gobernabilidad para la cuarta transformación, necesita que los actores políticos del Estado avancen en conjunto, en concordia, y no bajo albazos y “agandalles”.