Rechazo a bonificación electoral: Lisset Marcelino

   *Los partidos políticos recibieron 157 millones 97 mil 182.64 pesos y si aún existiera el concepto de bonificación electoral les darían adicionalmente unos de 47 millones de pesos

  *Exhorto al Ejecutivo del Hidalgo

para que en el ámbito de sus atribuciones vete la iniciativa que adiciona la fracción III Bis al Artículo 30 del Código Electoral de Hidalgo

La diputada local del Distrito VII, Lisset Marcelino Tovar, hizo uso de la tribuna para someter a consideración del pleno el Acuerdo Económico mediante el cual se exhorta al Ejecutivo del Estado para que en el ámbito de sus atribuciones vete la iniciativa que adiciona la fracción III Bis al Artículo 30 del Código Electoral de Hidalgo.

Durante la Sesión Ordinaria Número 2 de la LXV legislatura del Congreso Libre y Soberano de Hidalgo, argumentó que esta iniciativa merece ser vetada por el Ejecutivo Local, pues:

“los partidos políticos como entidades de interés público encargadas de promover la participación de la población en la vida democrática del país, hacen posible, el acceso de los ciudadanos al ejercicio del poder público.

 Por esta razón, el financiamiento público, que se le otorga a los partidos políticos es de gran relevancia y una pieza clave para su subsistencia y la legitimidad de la democracia en México”. 

Sin embargo, continuó, “en la actualidad son cada vez más los reclamos de la ciudadanía hacia los partidos políticos y el costo de nuestra democracia… Hoy en día, es palpable y cada vez más evidente la desvinculación de los partidos políticos de la sociedad, su burocratización, su dependencia a los recursos del Estado, y el descontento social por los pocos resultados en comparación a lo oneroso que resulta para las finanzas públicas”.

Además, mencionó que la reforma electoral de 2019 trajo consigo cambios sustantivos a la democracia de Hidalgo, como: “la modernización del sistema de administración de justicia electoral, el reconocimiento de los derechos y cultura de los pueblos indígenas, la celebración obligatoria de debates, la incorporación de términos como violencia política por razón de género, nuevas fórmulas para la asignación de espacios de poder por el principio de representación popular y una nueva asignación del financiamiento de los partidos políticos.

Para este año “se destinó por todos estos conceptos los partidos recibieron 157 millones 97 mil 182.64 pesos… Si aún existiera el concepto de bonificación electoral todavía a los partidos se les daría adicionalmente un aproximado de 47 millones de pesos por concepto de Bonificación Electoral”.

Con esta base, Lisset Marcelino admitió que tras la aprobación de la LXIV Legislatura del Congreso del Estado de Hidalgo, el pasado 3 de septiembre, representó un retroceso en la materia y que a pesar de que el Poder Legislativo ya no puede hacer nada al respecto, exhorta al Gobernador del Estado a que “haga uso de la facultad que le confiere el artículo 71, fracción XXXI de Constitución Política del estado de Hidalgo y vete la iniciativa en comento para que este Poder Legislativo tenga la oportunidad y rectifique su actuar”.

Por último, Lisset Marcelino sugirió que los recurso destinados por el Concepto de Bonificación Electoral sean para temas de mayor prioridad, pues la entidad sufre situaciones complicadas antes los acontecimientos en días pasados: “Son tiempos difíciles y necesitamos ser responsables, administrar correctamente los recursos públicos, y destinar los mismos a otras necesidades como equipar hospitales, ayudar a los hidalguenses de la región Tula que perdieron todo por el desbordamiento de un río, entre otras prioridades”.