Abogados que no se capaciten y especialicen quedarán al margen.

-12 de julio, Día del Abogado.

-Ejercicio de la abogacía es un compromiso social.

En México, desde 1960 se conmemora

el Día del Abogado, el 12 de julio de cada año, la fecha oficialmente fue reconocida después de una petición realizada al Presidente de México, Adolfo López Mateos, por parte de un comité encabezado por el fundador del Diario de México, Don Federico Bracamontes.

Para el Presidente del Consejo Directivo de la Barra Mexicana, Colegio de Abogados, Juan Manuel Batres Campos, esta fecha es la oportunidad de reflexionar sobre los principales retos a los que se enfrenta la abogacía, los cuales considera se concretan en:  los cambios de la relación con el cliente, la atracción y retención del talento; así como la innovación y la institucionalización.

“Necesitamos, como país y como estado, una profesión más responsable, honorable, además de un ejercicio profesional eficiente, incluyente, justo y equitativo que reconozca la importancia de la diversidad en la toma de decisiones a través de equidad de género”.

En el contexto de la pandemia por COVID19, manifestó que los profesionales del Derecho no estuvieron exentos de sufrir afectaciones, “la pandemia trajo consigo un escenario de poca presencia, lo que implicó la adopción de lo que podemos denominar como “justicia digital” y para enfrentar este reto se requiere innovar el ejercicio de la abogacía desarrollando nuevas estrategias profesionales, adaptándonos a los obstáculos.

Respecto a la demanda que implica el estudio de la licenciatura en Derecho, Batres Campos

consideró que el problema no es si hay mucha demanda, sino saber si se cuenta con la capacidad para desarrollarse en este ámbito, “la prioridad de las y los jóvenes, que deseen estudiar, o ya se encuentren estudiando, es ganar experiencia para que al momento de ejercer no se cometan errores que puedan dañar a la sociedad, así como a nuestro gremio”, comentó.

Destacó la necesidad de especializarse y seguir capacitándose, ya que con las reformas que se dan día con día pueden quedarse al margen de aquellos cambios que por muy mínimos que parezcan pueden ser importantes.

 “Formarse debe ser una actividad continua, una vía para permanecer actualizados, considero fundamental que los profesionales de la abogacía hagamos una reflexión interna sobre qué queremos para nuestros clientes y exijamos en todos los ámbitos de la justicia una mayor especialización”.

En el marco del Día del Abogado, el Presidente del Colegio reconoció a los barristas y no barristas que desempeñan esta profesión; los conminó a preservar los principios éticos y afrontar con decisión los retos actuales y futuros, anteponiendo en todo momento el compromiso social y con los derechos humanos.