Cabecitas del dios xipe tótec “nuestro señor desollado”

Carlos  Hernández Reyes Investigador  del Centro INAH-Hidalgo

En la  primera figurita que  presentamos  aparecen los ojos  representados  por una  simple  incisión  diagonal y  las  cejas  arqueadas por una serie  de  puntos,

  tiene  la  boca muy abierta  por lo que no se  trata de la cara  del  personaje  si no de la  máscara  de piel  de un  sacrificado.  Se  le nota  alrededor  del  rostro  una  franja que delimita la máscara y en la frente tiene  una serie de adornos   redondeados  pintados  con  chapopote   lo cual  es un  rasgo   que nos  permite  asignarla   a las Culturas  del  Golfo.  Está   rota  a la  altura  del cuello  por lo que es  probable que se  haya   tratado  de una  figura   completa. 

La segunda cabecita que fotografiamos en semiperfil, tiene los ojos  representados  por  incisiones,  la  boca está muy  abierta   y a los lados de la cara se  observa la  orilla de la máscara que lleva.  En la  frente   se observan como  tocado  una serie de  discos.

La tercera figura,  tiene también  los  ojos formados  por  simples  rendijas, la  nariz  chata de la  que se  observa  una destruida   nariguera llamada yopitzontli,  y  la  boca  exageradamente   abierta.  Esta  es  claramente  una  máscara  que está  delimitada   en la  frente   por  una  cinta  redondeada.

Finalmente  presentamos otra carita  con los ojos cerrados  y las  cuencas  vacías  de las que sólo se  observan  incisiones diagonales, la nariz  tumefacta debajo de la cual no se observa si llevó un yopitzontli y la boca aparece abierta. Ostenta  orejeras  circulares  y un  tocado  formado por  una  franja  en  relieve  y un  disco central.

La ceremonia en honor a esta deidad se llamaba tlacaxipehualiztli, “desollamiento de hombres” consistía en un sacrifico previo por flechamiento a prisioneros  atados  a  una  estructura  de madera y  posteriormente  un  sacrificio  gladiatorio. Finalmente  las  víctimas eran  desolladas   y su  piel  vestida  por   los  guerreros.

La interpretación de Hermann Beyer también se apoya en las  representaciones de  Xipe  Tótec  que aparecen  en el  Códice  Borgia, la Matrícula de Tributos, el Códice  Mendocino, el Vaticano, el  Humboldt   y el  Borbónico.