Un entierro  del  posclásico  explorado  en  Xiquila,  Huasteca  Hidalguense

Primera de dos partes/Carlos Hernández Reyes, investigador del Centro INAH-Hidalgo

En la  Huasteca  Hidalguense,  región  situada   en  el  noreste  del  estado de  Hidalgo  y  comprendida 

ente  las  estribaciones  de  la Sierra    Madre   Oriental  y   la  Planicie   Costera  del  Golfo de  México, llevamos a  cabo en febrero  de  1974 un  reconocimiento  arqueológico de  superficie. En  esta  región  la  naturaleza   y  el  paisaje  influyeron   en  el asentamiento de  importantes  núcleos  de  población  prehispánica  de  la  cultura  huasteca.

Los trabajos   consistieron  en   efectuar   recorridos  en  distintos  municipios   huastecos  y  documentar los  vestigios  arqueológicos. En algunos recorridos  fui  acompañado  por  el  antropólogo  físico Francisco  Xalpa  Benítez  y   fue  una  afortunada  coincidencia  que  fuera   conmigo   cuando  visite  la  comunidad  de  Xiquila.

Para  llegar  a   Xiquila  hay que  desvirarse  a la derecha  de  la  carretera  a  Huejutla   por  una  brecha  de  2 km.  de  longitud   que  está   en  pésimas  condiciones. La entrada  está  cerrada    por  una  especie  de  portón de  vigas que  deben  abrir   y  cerrar  los  vecinos;  en   un  caserío   de  chozas  de  bajareque   con  techos  de  zacate, poblado   por  indígenas de  habla  náhuatl.  La  vegetación  es  exuberante   y  el calor   intenso. A un lado   del   poblado  pasa el  rio Candelaria.

En  Huejutla  -municipio al que pertenece Xiquila- junto con Atlapexco, Jaltocán  y  Orizatlán,  predominan  los  lomeríos de pendiente  suave; su altitud  es de  300  metros  s.n.m. el  clima  es cálido  húmedo  con lluvias  en  verano. Los  principales  cultivos  en Huejutla  y su entorno  son  los  de maíz,  frijol,  café,  tabaco,  caña de  azúcar,  naranjo, plátano, papayo.

Xiquila –antes Xiquilan-  en  1548, junto  con  Tacolula  y  Teguacán (quizá Tepehuacán) era  estancia  de  Huejutla. En   1571 se  le  menciona  como  sujeto  de  Tepeguacán. Estas  menciones  en  documentos  coloniales  nos  indican  que  Xiquila  tenía  cierta  importancia  en  los  primeros  años  de la  colonia.  De  esta   comunidad  proceden   esculturas  talladas    en  piedra  que  se  encuentran    en la  bodega  del  Museo  Nacional de Antropología    y que  la   investigadora  Beatriz  de  la  Fuente   no  pudo  incluir  en  un  Catálogo  de Escultura   Huasteca  en   Piedra, publicado   por  la  UNAM, en  1980.

Xiquila se  localiza   aproximadamente   14  km.  al  sureste  de   Huejutla. Fuimos   a ese  lugar   porque se  nos   había   informado  que  existían  cubes, nombre   que  dan   los  huastecos   a  los  montículos  arqueológicos.  Nuestro  propósito  era  efectuar  un reconocimiento  a los monumentos y recolectar  algunos   materiales cerámicos. Sin  embargo, nuestras  visita  coincidió  con la  excavación –por los  vecinos- de  una zanja, en  el  costado izquierdo  de la  capilla  local.  En el  momento de acercarnos  a  preguntarles  por  los  cubes,  estaban  sacando  fragmentos  de  una   vasija  antigua y  había   en la  zanja  restos  óseos  humanos: ¡ Habían  descubierto   un  entierro  prehispánico!. La  excavación  era  “para  los  cimientos del  curato”,  según nos  informaron   en  un  difícil   castellano. Suspendimos  la  visita  a  los  cubes,  que  se  encuentran al  otro  lado    del  río  Candelaria,   y  les  pedimos  que  nos  permitieran   rescatar   el  entierro;  se miraron   unos  a  otros  extrañados, pero   finalmente   accedieron. La  gente   -en su mayoría  hablantes  de  náhuatl-  nos  veía   en  un  principio   con  curiosidad y  desconfianza,  después  con cierta  indiferencia;  tuvimos   suerte  de  que  nos  permitieran  explorar  el  entierro.

La exploración  fue  muy laboriosa,  la  tierra  arcillosa  y   húmeda  era difícil   de excavar. No   contábamos   con  la  herramienta  necesaria   ya  que la investigación   era  de  reconocimiento  de   superficie.  Tuvimos    que  trabajar   con estacas   y  coas  que  es  con  lo que  estaba  cavando   los  vecinos   y  efectuar  una  labor  de  rescate.  La  zanja   para  el  cimiento   del  curato  se  excavo   paralela  a 3.95 m. del   costado   izquierdo  de la  capilla   y  el   entierro  apareció  entre  75  cm. y  1 m.  de  profundidad.  Es  probable  que  se haya  efectuado   rompiendo  el piso  de  estuco  de  una  casa-habitación  o de  un  patio  estucado  y  excavado  a la   máxima   profundidad  de  1 m.  para   colocar  el  cadáver.  Según  Francisco  Xalpa  el  entierro  estaba  en  decúbito  dorsal  flexionado: boca  arriba   y  con  las  piernas   flexionadas.

Los  restos  óseos  aparecieron en  regular  estado  de  conservación  y  correspondían  a  una  persona  adulta  del  sexo  femenino  de   entre   veinte  o  veinticinco  años de edad.  También  aparecieron  fragmentos  óseos  de   un individuo  masculino  adolecente, quizá  un acompañante. Cerca  del  cráneo del  personaje  femenino  aparecieron  restos  de   cinabrio: oxido rojo de hierro.  Tenía  como  ofrenda  una  ollita  zoomorfa  con asa  vertedera  que   mide  18 cm. de  altura   por  9  cm.  de  ancho; es  de barro   café  naranja  conserva  restos de  pintura  blanca, pero  la  decoración ha desaparecido.  También  se  registró   un cascabel  de  cobre de  4.14 cm.  de  longitud por  2 cm.  de  anchura,   ya  verdoso por  la  oxidación