Cabeza de dios Éhcatl y una taza colonial descubiertos en exconvento de Epazoyucan

Primera de dos partes

Durante el Programa de Empleo Temporal (PET) 2012 del  Gobierno Federal el INAH-Hidalgo  llevó a cabo en el  exconvento de San Andrés Epazoyucan

trabajos de escombrado en el patio noreste. Fueron dirigidos por arquitectos  de la sección  de Monumentos  Históricos del Centro  INAH-Hidalgo. En la remoción del relleno se descubrió una cabeza de  piedra de  Ehécatl-Quetzalcóatl  dios  azteca del  viento  y  una  taza   colonial con un acabado verde brillante.

Los arquitectos  que excavaron con una serie de trabajadores el patio noreste para escombrarlo encontraron en el curso de estos trabajos un  gran número  de  fragmentos de cerámica  colonial  que  consistió  en   mayólica  poblana, queretana  y  de la ciudad de México, destacando un  fragmento  de porcelana china la cual  fue  identificada  por el  investigador  Eladio  Terreros Espinoza, adscrito  a la Sección de  Investigación del  Templo  Mayor  de la ciudad de México.

La cabeza de Ehécatl fue recibida por los custodios del exconvento  y  me fue entregada  por Juan Pontaza para  hacerla llegar a la  bodega  del  Centro INAH-Hidalgo para su resguardo.

La cabeza fue tallada en basalto vesicular, mide 30 cm de altura por 22 cm de ancho y un diámetro de 20 cm, lleva un gorro cónico  truncado  y presenta  en la  frente  una  banda perimetral ondulada que  continua  hasta  la nuca  -que es plana- en una  serie   de  4  franjas de  3 cm. de  espesor. Ostenta  orejeras  cilíndricas  de  4.5  cm de  diámetro. La mandíbula inferior es saliente ya que representa una máscara bucal en  forma de  pico de pato. Es una representación de Ehécatl-Quetzalcóatl, dios azteca del viento. Corresponde cronológicamente al Horizonte  Postclásico Tardío  de  1300  a 1500  años  d.C.  El gorro cónico truncado reproduce en miniatura la forma de los basamentos dedicados a este dios que eran así para no oponer resistencia al viento. Este  dios  barría  los caminos para  que llegaran  los dioses de la lluvia: Tláloc y sus ayudantes los tlaloques.

En una  visita  que  llevamos a cabo   con el arqueólogo Juan Manuel  Toxtle  Farfán  se  inspeccionó   desde  la  barda exterior del patio  noreste la excavación, ya que no  era posible desde el interior pues está  cerrado para poder observar  la secuencia  estratigráfica  y  comprobar   si no  existía  alguna capa  prehispánica  con resultados  negativos  ya que  los  materiales  encontrados  corresponden  a la  época  colonial  entre ellos  una  taza  de acabado  verde  brillante.