Músico tolteca tocando una trompeta de caracol Primera de dos partes

 Carlos   Hernández  Reyes

Investigador  del  Centro   INAH-Hidalgo

 Durante  los  trabajos de rescate arqueológico llevados a cabo en la Zapata 2, durante la construcción de la  vía del  ferrocarril México- Querétaro  vía  rápida, se descubrió en la  ladera  suroeste del cerro del Tesoro, cerca del rio Tula.

Un conjunto de  construcciones formado por pequeños basamentos piramidales, dos palacios y altares decorados en las alfardas con  lapidas  de  toba volcánica con bajorrelieves.

La  lápida   que ahora presentamos  se  encontró durante  las excavaciones, caída  fuera de  su  sitio original, frente  a un  destruido  altar. Mide  31 centímetros de  altura  por  41.7 de ancho y  6.5  de espesor. A los  lados  tiene una  especie de  marco y conserva  una delgada  capa de estuco  con  restos de  pintura  roja. Era  parte de  un conjunto mayor.

Tiene representado un personaje de perfil, de pie y ligeramente  inclinado  hacia  el frente; con  la mano derecha  sostiene  un caracol que está  tocando y en  la orilla derecha de la  lápida   se  ve  una  gran  vírgula  doble, símbolo  del  sonido; en el  ángulo  superior   izquierdo aparece  otro  símbolo del sonido, por lo que se  trató de  representar  de manera  gráfica  el sonido  estruendoso de  caracol   y  probablemente el eco. El personaje  lleva  un tocado de franjas  paralelas y ostenta  una  orejera  discoidal  terminada  en el  extremo  en una  cuenta  esférica. Lleva  un disco dorsal  o  tezcacuitlapilli con el borde  ondulado  del que se  proyectan  hacia  abajo  tres  colgantes y del centro  del  tezcacuitlapilli   se proyecta un  elemento  oval   del  que  cuelgan  cuatro  especie de  plumas. Lleva  una  pulsera de  tres  grandes  cuentas  esféricas. Calza  sandalias.